Un caleidoscopio

Este lugar lleva fragmentos de principios, técnicas y modos de acción relativos a nuestro comportamiento. Por un lado, los fragmentos revelan la estructura oculta de nuestra mente cuando construye el mundo. Por otro lado, revelan técnicas y principios para crear soluciones en la vida económica y social.

Este conocimiento se utiliza para influir en las personas y grupos de manera invisible. Influye nuestros sentimientos, nuestra forma de pensar, nuestro comportamiento social y económico y nuestro consumismo. También puede servirnos para reconocer las conexiones invisibles y utilizarlas para nosotros y nuestro entorno. En una época en la que el ser humano ha empezado a desarrollar y entrenar algoritmos inteligentes para influir en la naturaleza y en las masas de personas a través de robots, también crece el peligro de la dependencia de estos sistemas de poder y la demanda de protección del individuo y de las comunidades económicas más pequeñas y saludables. 

Harrington Emerson dijo una vez: En cuanto a los métodos puede haber un millón y más, pero los principios son pocos. El hombre que capta los principios puede seleccionar con éxito sus propios métodos. El hombre que prueba métodos, ignorando los principios, está seguro de tener problemas. Y hasta hoy el hombre no ha entendido un principio básico: La naturaleza no conoce los residuos, sólo los ciclos de reciclaje. Pero, ¿cambiamos nuestro juego o seguimos esperando a ver quién gana? Al fin y al cabo, dice Francis Picabia, tenemos una cabeza redonda para que el pensamiento pueda cambiar de dirección. Y siguiendo el principio de un caleidoscopio, podemos volver a conectar y montar las piezas de la solución de una nueva forma.