El tercer nivel de un mensaje | Principio


Según Friedemann Schulz von Thun, un mensaje tiene cuatro niveles fundamentales e inherentes. El tercer nivel de un mensaje interpersonal es:

La relación.

Este lado del mensaje contiene la relación entre emisor y receptor. Por un lado es lo que el emisor piensa del receptor, con un abanico desde la estimación y el respeto hasta el desprecio, la neutralidad hasta el obvío. Por otro lado es la relación recíproca que se comunica en la cercanía o distancia actual, la igualdad o jerarquía, dependiendo del estado y de la concepción del hombre.

La relación se comunica por la  forma y modalidad de hablar, las expresiones faciales, los gestos y el tono de voz. La indicación sobre el nivel de relación puede ser implícita o explícita.

Si un destinatario escucha un mensaje con la perspectiva puesta en la relación, puede sentirse apreciado, humillado, (no) respetado, manipulado, ignorado, rechazado etc. El receptor tiene que decidir: ¿Qué opina de mi? Lo acepto? ¿Cómo es mi relación actual con remitente? Es una manera valida o quiero cambiar eso? ¿Me siento tratado con respeto o no?

Ejemplo:

El padre entra en la habitación desordenada de su hijo. Después de un breve vistazo sale sacudiendo la cabeza. El lado de la relación de la mensaje: El padre tiene la sensación que su hijo es desordenado y muestra su desaprobación de manera honesta y abierta.

El hijo pide a su madre que cocine su plato preferido. Mientras que comen le pregunta a su madre: ¨¿Has cambiado la receta?» El lado de la relación de la mensaje: Hijo y la madre tienen una buena relación, lo que deja espacio para este tipo de preguntas.

 

Más detalles: